Si te interesan los negocios en internet, te interesa esta sesión del curso

Me permito el lujo de recomendar la sesión de este jueves que viene del "Curso de derecho y nuevas tecnologías". Principalmente porque no es habitual tener por nuestras tierras a dos personas que sepan tanto de la actualidad de Internet, cada uno en su ámbito. Me refiero, por un lado, a Paloma Llaneza, abogada especialista en nuevas tecnologías (pongo enlace al currículum ya que es demasiado largo de explicar, pero toda una eminencia en su campo) que nos hablará de cuestiones legales de la publicidad en Internet y, por otro lado, a Javier Martin, fundador de Loogic, el blog mas importante a nivel español en lo que a nuevas oportunidades en Internet se refiere, y que precísamente nos vendrá a hablar de eso, de los nuevos caminos por explorar.
Como tengo el placer de conocerles personalmente a ambos, no solo lo recomiendo por lo interesante que sea lo que nos expongan (que lo será), sinó también por el simple placer de conocer gente así.
Lo dicho, jueves 26, 16:30, en el edificio del CEEI (La Caparrella)

Congelación de sueldos

Últimamente se está planteando en muchas empresas la congelación del sueldo de los trabajadores "a cambio de": a cambio de conservar el empleo, a cambio de iniciar la producción de X, a cambio de...
Por un lado, entiendo perfectamente esa opción. Los que no somos trabajadores por cuenta ajena, las pequeñisimas empresas, somos los primeros que notamos los cambios en el mercado. Por ello todos hemos ajustado nuestros precios, tarifas y honorarios a la realidad actual (y el que no lo ha hecho, o es un privilegiado, o miente). Por ello, en un principio, si como trabajador me propusieran reducirme el sueldo pero conservar mi empleo, dada la coyuntura y si no tuviera intención de emprender nada por mi cuenta, pensaría seriamente la opción. Y quizá me daría con un canto en los dientes...
Ahora bien... también es cierto que en todas estas empresas existen muy diversas tipologías de trabajadores por cuenta ajena: desde el último mozo hasta el director general encontramos todo tipo de encargados, mandos intermedios, directores funcionales etc etc. La pregunta es, ¿a quien exactamente se le congela el sueldo? Obviamente las personas que asumen mayor responsabilidad en cualquier empresa deben tener un sueldo acorde con dicha responsabilidad. Es de sentido común. Pero, ¿una mayor responsabilidad implica un grado distinto de compromiso? En un plano ideal entiendo que no. El compromiso de todos debería ser el mismo, cada uno en su responsabilidad mayor o menor. Pues entonces, si el compromiso debiera ser el mismo... ¿por qué no se compromete todo el mundo igual?

Empacho de gurús

Últimamente la administración pública (por lo menos la que a mi me rodea) se ha vuelto loca organizando jornadas, seminarios, charlas y ponencias relacionadas con "la crisis". La cantidad de gurús y no gurús, ponentes, expertos y demás que nos estan brindando todos sus conocimientos es increible. Y la verdad, a priori, puede parecer interesante. Las administraciones públicas (y digo las porque entre territoriales y funcionales...aunque esto podría ser objeto de otro artículo) también están para eso. Entiendo que deben promocionarse este tipo de actos, que debe promocionarse la ciudad, el pais o lo que sea. Pero al final, al que emprende, al que empieza, ¿qué le queda?
Le queda: que si quieres que tu proyecto funcione no puedes estar el martes, el miércoles y el jueves de conferencias. De vez en cuando es bueno trabajar.
Le queda que de todas las charlas, ponencias y conferencias, te acaba gustando una de cada cinco, porque, sinceramente, a la gente le gusta demasiado escucharse.
Y le queda que en muchas ocasiones el acto está mas enfocado a salir en la prensa que en los asistentes.

Y digo yo, si quieren echar una mano con la crisis, ¿no sería mejor pensar en práctico? ¿Qué necesidades tiene el emprendedor? ¿Y si invertimos ese dinero en crear redes, en fomentar el conocimiento entre pequeñas empresas?

¿Y si nos preguntan?

Reputación empresarial en la red

Volviendo a mi actividad bloguera, la cual ha estado tremendamente olvidada por exceso de cosas por hacer. A ver si consigo encontrar otra vez algun hueco para seguir escribiendo.
El caso es que esta mañana he visto en televisión varios anuncios de aseguradoras que operan unicamente por internet. Cada una en su estilo, intentan que contratemos con ellas el seguro de nuestro coche. Y me he preguntado, ¿contratarias tu seguro con alguna de ellas? En principio, mi respuesta fue ¿por qué no? Pero, ¿qué es lo que nos hace cambiar nuestro seguro de una compañía tradicional a una de estas nuevas compañías? (cabe decir que cada dia las diferencias son menores).
A priori, diría que la clave para plantearse el cambio es el precio. Normalmente este tipo de aseguradoras ofrecen productos mucho mas económicos que las aseguradoras al uso. Eso si, deberíamos tener en cuenta que prestaciones excluyen para poder ofrecer ese precio. Al margen de esto, una vez hecho el paso, ¿con cual me quedo? ¿Me guío únicamente por el precio? ¿Contrato con la que tenga el mejor anuncio en televisión? Obviamente no suele ser este último el criterio mas habitual (hay gente para todo). El del precio tampoco me parece un buen criterio. Entonces, ¿qué? Pues creo que la mayoría acudimos a informarmos al mismo origen de estas empresas: Internet. Buscamos en Google, en foros, en comparadores de productos, en blogs... ¿Y al final, con cual te quedas? Pues creo que a precio y prestaciones semejantes, con aquella que goce de mejor reputación en la Red. Si no encontramos ninguna referencia sobre la aseguradora en la red (cosa realmente extraña hoy en día) podemos quedarnos con la duda. Ahora, como encontremos distintos comentarios negativos sobre el trato recibido, el servicio dado, la atención... etc, seguro que acabamos por descartarla. Y es mas, seguro que en cualquier conversación posterior sobre el tema explicaremos por qué no contratamos ese seguro.
Así que no considerandome un consumidor extraño, creo que sería bueno que en ciertos sectores (cada vez en mas) los departamentos de marketing consideraran la opción de gastar menos en televisión y cuidar de su reputación en internet. Probablemente lo acaben notando en su cuenta de resultados.