Atiende, que te están hablando.

Estás en el curro, delante del ordenador, con tropecientas ventanas abiertas, Outlook, varias de Chrome, un correo a medio redactar, quizá TweetDeck... y alguien te habla. Levantas la mirada y atiendes. Te empiezan a explicar algo, sigues atendiendo, hasta que por el rabillo del ojo entra un correo, o un tuit. Y bajas la mirada, y mientras te siguen hablando, lees lo que ha entrado y sigues "escuchando", y vuelves a levantar la mirada. Y así sucesivamente.

Quizá sea una chorrada, pero a mi me jode cuando me lo hacen. Y yo soy el primero que lo hace. Sea o no muy relevante, la persona que está delante tuyo, te está explicando algo, y merece tu atención. Y si no es el momento, lo mejor es indicarlo, con toda correción. Puede que si no, al final, desista de explicarte cosas por tu falta de interés. Así que me voy a proponer no hacerlo. A ver si lo consigo.

Mi apego al móvil, aun no estoy preparado para tratarlo.... En otra sesión.

Ya nada será como antes



Escribo esto cuando la plaza del Sol aun está a rebosar de gente. Madrid y casi 80 ciudades mas siguen albergando a gente indignada, cabreada con la situación actual. Hoy se celebran elecciones locales y autonómicas en muchos sitios. Y después de estas elecciones, ya veremos qué ocurre con las concentraciones. Pero, pase lo que pase, creo que ya nada será como antes:

1) La juventud actual no es apática. Quizá no lo ha sido nunca. Quizá no había tenido motivos suficientemente importantes como para manifestarlo públicamente. Pero ya nunca mas se podrá decir que los jóvenes de hoy en dia no luchamos por nada. Hemos sido una generación acostumbrada a escuchar frases del tipo "tu no sabes lo que es pasarlo mal". Cierto. Hemos vivido siempre en libertad. Pero no poder desarrollar tu vida como te la has imaginado es bastante jodido. Sobre todo cuando es perfectamente factible si todo el mundo pusiera de su parte.

2) Se ha cobrado conciencia común de la magnitud del problema. Lo sabíamos. Hace mucho tiempo que en cualquier conversación cotidiana se reflejaba un cabreo importante con la situación actual. Pero ese cabreo quedaba ahí, al acabarse la cerveza, en ese bar. Era como aquel familiar que todos sabemos que está enfermo, pero del que nadie se atreve a hablar. Ahora, el movimiento generado nos obliga a todos, de una vez por todas, a tomar medidas. Cada uno en relación a la cuota de responsabilidad que le corresponda.

Si, quéjate, vota a otro partido, exige un mayor control sobre el sistema financiero, o cambia de banco a otro que te parezca mas justo. Pero si estás en paro cobrando la prestación por desempleo, empieza a buscar curro desde el primer día, como si no te fueran a abonar el paro mas de 3 días. Y si eres empresario, no aproveches a excusa de la crisis para exigir más a cambio de menos. Lo dicho, cada uno, su cuota.


3) La clase política no puede esperar mas a cambiar. Para que creamos de nuevo en ellos deben de volver a legitimarse, como entiendo que lo estaban cuando consiguieron sentar las bases de nuestra democracia. ¿Qué entiendo por legitimarse? Pues el no volar en Business cuando se están adoptando recortes en sanidad pública, renunciar a importantes pensiones posteriores al ejercicio del cargo cuando la prensa no hace mas que hablar de EREs o alejar cualquier atisbo de corrupción no permitiendo presentarse en listas a personas imputadas (si si, son solo imputados, pero "No basta con que la mujer del Cesar sea honesta, también tiene que parecerlo). Al final se trata de adoptar medidas basadas en el sentido común.

4) Si. Puedes unir a miles de personas protestando y puedes conseguir que la protesta sea totalmente civilizada, pacífica y ordenada. Es mas, sirve para reunir a personas que en otro contexto nunca se hubieran ni hablado. No debería volverse a relacionar la palabra "antisistema" con la palabra "violencia". Los personas violentas son eso, personas violentas.

5) Las redes sociales son la herramienta perfecta para acometer el cambio. Permiten una comunicación directa, libre y horizontal, sin estar sometida a control. Debemos ser conscientes de la necesidad de luchar por la neutralidad de la red.


Nadie sabe ahora mismo en que resultados concretos acabará el movimiento nacido el 15 de mayo de 2011, y si ni siquiera los tendrá. Pero una cosa es cierta, pase lo que pase, ya nada será como antes.


Foto de Alex Martínez (@Alex_EOS) de la #acampadabcn de ayer.

Aclaración 11.16: cuando hablo de "antisistema" me refiero a todas esas personas que no están de acuerdo en como funciona actualmente, no en personas que quieran acabar con él. Quizá sería mas adecuado un "anticomovaelsistema", pero no suena tan bien. : )

Actualización 24/05: se celebraron las elecciones y no ha habido ningún cambio destacable. Todo sobre lo previsto. Y las acampadas empiezan a perder cierto sentido. Sin embargo, sigo pensando que hemos asistido al inicio de algo. Obviamente, permanecer físicamente en la plaza ya no es la mejor opción, pero si mantener por otras vias el espiritu de crítica pacífica iniciado. Y en eso las redes sociales deben ser predominantes. Por último, las críticas al "no haber conseguido nada", me parecen una chorrada. No se puede pretender cambiar los problemas del sistema solo con una acampada de tres dias. Es solo un inicio.