Atiende, que te están hablando.

Estás en el curro, delante del ordenador, con tropecientas ventanas abiertas, Outlook, varias de Chrome, un correo a medio redactar, quizá TweetDeck... y alguien te habla. Levantas la mirada y atiendes. Te empiezan a explicar algo, sigues atendiendo, hasta que por el rabillo del ojo entra un correo, o un tuit. Y bajas la mirada, y mientras te siguen hablando, lees lo que ha entrado y sigues "escuchando", y vuelves a levantar la mirada. Y así sucesivamente.

Quizá sea una chorrada, pero a mi me jode cuando me lo hacen. Y yo soy el primero que lo hace. Sea o no muy relevante, la persona que está delante tuyo, te está explicando algo, y merece tu atención. Y si no es el momento, lo mejor es indicarlo, con toda correción. Puede que si no, al final, desista de explicarte cosas por tu falta de interés. Así que me voy a proponer no hacerlo. A ver si lo consigo.

Mi apego al móvil, aun no estoy preparado para tratarlo.... En otra sesión.

4 comentarios:

Lorena dijo...

Manel, estoy completamente de acuerdo. Creo que no nos han educado para vivir en esta era de hiperconexión. Pero lo conseguiremos. Lo del móvil, sin comentarios ;)

Manel Cervera dijo...

Tenemos que aprender nosotros ; )Si si, lo del móvil, déjalo estar.....jeje

Vicenç Mitjana dijo...

cuanta raó tens manel

Manel Cervera dijo...

Gràcies Vicenç!