Emprendepobres


 En los últimos años hemos visto cambiar el paisaje de nuestras ciudades. Entre medio del vacío que dejan los montones de carteles que anuncian locales en alquiler nos encontramos muchos negocios abiertos por personas que vinieron de fuera. Personas que en muchas ocasiones llegaron jugándose la vida. Quizá no pasaron un control de un aeropuerto, de esos de los que tanto que nos quejamos. No sufrieron un retraso en su vuelo de esos en los que la gente aprovecha para tuitear. Simplemente se lanzaron a la mar, a pecho descubierto, o se escondieron en un camión. Y llegaron buscándose una vida mejor. Y ahora, entre ese mar de locales vacíos, resisten con sus tiendas de alimentación, sus bares, sus supermercados. No hicieron un "business plan". No estudiaron en escuelas de negocios. Y lo apostaron todo por cambiar su vida. A veces, no es necesario mirar hacia Silicon Valley para aprender. 

2 comentarios:

Mike dijo...

Una observación brillante! Tirarte al mar simplemente requiere un par

Manel Cervera dijo...

Si, solo que algunos de forma metafórica y a otros real.... Gracias por el comentario ; )