"Todo está en la nube" y las empresas de hosting. Pequeña reflexión.

Hoy he estado en FICOD. A primera hora, Mesa redonda titulada “Todo está en la nube”, que por el título es fácil adivinar que era la que mas me interesaba a nivel profesional. Moderada por Carlos Barrabés, teníamos representantes de Microsoft, IBM, Oracle, Telefónica y de Twindocs, un proyecto que pretende explotar precisamente el potencial de “la nube”. Se han podido escuchar opiniones realmente interesantes (se puede encontrar una buena crónica en el blog de hostarting) pero, por resumir, mi conclusión sobre el cloud computing y la afectación al modelo de negocio de las empresas de hosting sería:

  • Existe el cloud computing propiamente dicho, aquel basado en la capacidad de automatizar procesos, emplear infraestructura y pagar por ella en función de la necesidad del momento. Este tipo de “cloud computing” (el original) está orientado a empresas grandes (y por lo tanto a proveedores de servicios de alojamiento también grandes), que son los que precisan de ese potencial. Explicaba el representante de Microsoft el caso de cómo habían colaborado con Telecinco en la retransmisión del mundial con el uso de su plataforma. Entiendo que la mayoría de pymes no necesitan de este potencial y que la mayor parte de prestadores de hosting, a día de hoy, tampoco van a ofrecer servicios de este calibre (por la inversión que supone).

  • El “cloud computing” del “todo está en la nube”. En este si hay beneficios para la Pyme y para los prestadores de servicio aparejados. Las empresas van a dejar de ubicar sus sistemas y sus datos en sus propios CPD y van a trasladarlos a aquellos prestadores de servicios que mejor “les solucionen la papeleta”. Y aquí sí que creo firmemente que existe negocio para ISP de menor tamaño. En este sentido debemos de ser capaces de acertar en las aplicaciones que alberguemos y adaptemos para nuestros clientes. No se trata solo de alojar (como hasta ahora), sino de acompañar al cliente, que trabajará con las herramientas que nosotros le brindemos. Y todo ello, con un precio ajustado y pagando (y en eso si se parece al otro concepto estricto de cloud computing) por el uso que se haga de las mismas. Este cambio va a exigir a las empresas de hosting un esfuerzo en conocer el mercado de las aplicaciones y facilitárselas al cliente, demostrando una aportación real en la cadena de valor. Sobra decir que el esfuerzo también va a tener que ser hacia arriba, es decir, en relación a los proveedores de soluciones de software en la nube, de forma que se creen alianzas que permitan salir ganando a todas las partes: proveedor de software, empresas de alojamiento y cliente final.

(Si, eso plantea la cuestión sobre si realmente la empresa de alojamiento, que hace de intermediaria, seguirá siendo necesaria. Yo creo que si, pero eso ya da para otro post).

1 comentario:

Manel Cervera dijo...

Estoy de acuerdo. Pero me refiero (con mayor o menor acierto) a la necesidad de facilitarle al cliente aplicaciones concretas que le solucionen problemas, siendo la famosa "nube" el medio ideal para hacerlo. Aqui si que entiendo (y es una opinion) que existe mercado para la PYME (que en principio no necesita recursos de supercomputación).

Gracias por el comentario : )