Este mensaje se autodestruirá en 3...2...1...

Parece que esta técnica, mas propia de espías de las películas (y los tebeos), ya puede ser utilizada por cualquiera. Esa es la función de Privnote . Escribir mensajes que solo podrán ser leídos una vez, porque se autodestruyen. Uno escribe una nota, un mensaje. A partir de ahí, se genera un enlace, que no deja de ser una clave. Ese enlace es lo que debemos enviar a quien pretendemos que lea nuestro mensaje. El receptor del enlace debe clickar en él y a través del navegador se le abre la página donde puede leer el mensaje. Una vez cierre el navegador, ese mensaje no podrá ser leído nunca mas. Y si ese mensaje ha sido leído por alguien previamente, ya no lo podrá abrir, con lo que sabrá que alguien se le ha adelantado. Curiosa aplicación práctica de un protocolo de cifrado...
Por cierto, llegué hasta Privnote vía Internet Cases, en el que en un artículo hablaban de esa web, criticando que no tuviera una política de privacidad (que pasaba con los mensajes mientras no eran leídos, o después de leerse, que información se guardaba de remitente y receptor, etc). Solo un día después de la publicación del artículo, el servicio ya tenía una "política de privacidad" publicada. El poder de los blogs.
PD: el servicio, por lo menos a día de hoy, es gratuito.

No hay comentarios: